RESIDENCIALES

Puertas Basculantes

Rentabilidad óptima, seguridad duradera de funcionamiento y para las personas, así como una gran tranquilidad de funcionamiento, incluso con una frecuencia de uso alta: éstas son las características destacadas de las puertas de garaje comunitario.

La estructura de la puerta prácticamente exenta de mantenimiento abre y cierra con suavidad, muy silenciosamente y de una forma segura gracias a su tecnología de contrapesos sin desgaste.

La robusta estructura de la puerta ofrece muchas opciones de diseño personalizado gracias a una gran variedad de revestimientos como chapa perforada, paneles o revestimientos por la obra.

Posibilidad de incorporar una puerta peatonal a juego, con múltiples posiblilidades de emplazamiento, de un ancho de paso libre de 900 mm y con cierrapuertas incorporado.

El automatismo SupraMatic H está perfectamente adaptado a las puertas de garaje comunitario. Se recomienda especialmente para garajes comunitarios en edificios de viviendas de alquiler, hoteles o edificios de oficinas.

Amplias funciones y dispositivos seguridad, como el desbloqueo de emergencia, iluminación integrada con luz de 2 minutos ajustada de fábrica, bloqueo de puerta patentado en la guía del automatismo, ajustes mediante panel de maniobra situado en el automatismo, hacen de esta puerta un producto, cómodo, y seguro.

Puertas Enrollables

Con la puerta de garaje RollMatic queda mucho espacio libre delante y dentro del garaje. Puede aparcar su coche directamente delante de la puerta, y el espacio debajo del techo del garaje también permanece libre.

El perfil de la puerta RollMatic se produce de aluminio de gran calidad resistente contra la corrosión, y se equipa de serie con la más moderna técnica de automatismos.

El automatismo se encuentra fuera de la consola para facilitar el mantenimiento. El movimiento de arranque y parada de la puerta RollMatic es especialmente suave y silencioso. Un pulsador interior y la iluminación del garaje están integrados en la carcasa del cuadro de maniobra.

 

La probada técnica de muelle de tracción apoya al automatismo al abrir y cerrar la puerta. De esta forma se cuida y protege la mecánica del automatismo. En caso de emergencia, la puerta puede abrirse fácilmente con la mano. Para ello no se requiere ninguna manivela manual. Las guías de cable dobles aseguran la puerta adicionalmente contra una caída. La disposición especial de los perfiles en el eje de enrollamiento garantizan un bloqueo antiintrusión seguro. Gracias a este mecanismo, es prácticamente imposible empujar la persiana hacia arriba.

El automatismo está situado fuera de la consola para facilitar los trabajos de mantenimiento. El movimiento de arranque y de parada son especialmente suaves y silenciosas, y cuidan la puerta. Gracias a la compensación con muelles y la fiable desconexión automática no se requiere una protección contra accidentes adicional. Los pulsadores interiores y la iluminación del garaje están integrados en la carcasa del cuadro de maniobra.

Puertas Seccionales

Las elegantes puertas seccionales automáticas abren verticalmente hacia arriba. De esta forma consigue más espacio en el garaje y delante del mismo pudiendo aprovechar todo el ancho de paso. Las puertas seccionales siempre caben, independientemente de la forma del hueco de garaje: rectangular, inclinado, con arco segmentado o arco de medio punto. Por este motivo son ideales para las reformas.

Numerosos detalles distinguen una puerta seccional. La suma de estos detalles le permite disfrutar diariamente de ventajas prácticas: usted entra más cómodamente en el garaje y tiene más espacio dentro y delante del mismo.

Las juntas de elasticidad permanente y resistentes a los agentes atmosféricos utilizadas en los cuatro lados de las puertas seccionales no dejan pasar la lluvia ni el viento. Gracias al perfil de goma de gran volumen, la junta inferior compensa además pequeñas irregularidades del suelo.

 

El LED de estado del emisor manual del automatismo SupraMatic P io le informa en todo momento después de pulsar la tecla de estado de si la puerta está realmente cerrada. Un valor añadido en confort y seguridad sobre todo si, p. ej., la puerta del garaje no se puede ver desde la casa.

Los huéspedes indeseados se quedan fuera. Si la puerta de garaje se encuentra cerrada, la protección contra apertura se enclava automáticamente en el tope del carril-guía del automatismo quedando inmediatamente bloqueada y protegida contra el apalancamiento. Esto ocurre de forma puramente mecánica y, al contrario de los automatismos de la competencia, funciona también sin alimentación eléctrica.